10 fenómenos psicológicos sorprendentes !!

Publicado: febrero 23, 2015 por Dr. Cuauhtémoc Hernández

1. Disonancia Cognitiva

Significa que cuando tenemos dos pensamientos o creencias contradictorias, o tomamos decisiones y nos comportamos de manera diferente a la que pensamos, nos vamos a sentir mal o tendremos ansiedad o incomodidad. Cuando nos damos cuenta de tal incomodidad o tensión, las personas tendemos inconscientemente a recuperar el equilibrio para reducir la disonancia. Entonces, podemos comportarnos o argumentar a favor de la decisión que hemos tomado, para darnos tranquilidad y convencernos de que lo hemos hecho bien. Pongamos un ejemplo: un soldado debe ir a la guerra pero piensa que no es correcto matar a otro ser humano. Si ha matado a alguien, puede argumentar que lo ha hecho para defender a la patria. Otro ejemplo es el fumador que sabe que fumar le hace daño y que aumenta las probabilidades de contraer cáncer y otras enfermedades. La publicidad y las campañas que prohíben fumar en lugares públicos aumentan la tensión interna y la contradicción. Sabemos que fumar mata, pero preferimos negarlo. Hay gente que diría: “de algo hay que morir”, “el médico me dijo que mis pulmones están impecables”, “yo lo controlo”, etc., y así reducimos la tensión.

2. Las alucinaciones son comunes

Un tercio de las personas reportan experimentar alucinaciones en algún momento de su vida. Del mismo modo, la gente corriente a menudo tiene pensamientos paranoicos. El cerebro actúa así para rellenar la falta de información. El problema es cuando eso ocurre muy a menudo, porque puede ser una alarma de problemas en ciertas regiones del cerebro. Se sabe que cuando los esquizofrénicos tienen alucinaciones, es porque realmente se activa la región que se encargaría de enviar el mensaje. El sonido, las imágenes o los olores que perciben, realmente existen para ellos, a pesar de que no hay ningún estímulo que los desencadene.

3. El efecto Placebo

Ocurre cuando el sujeto cree que una droga o un medicamento tiene un efecto sobre él, aunque dicho efecto no tenga fundamentación fisiológica. Ejemplos de placebo son muchos productos de «efectos mágicos y milagrosos» de venta en farmacias, pulseras energéticas, etcétera. Los investigadores han encontrado algunas curiosidades como:

– Cuanto más grandes son las pastillas, más curan
– Curan más dos pastillas que una sola
– Las azules curan más que las rojas
– Los placebos en píldoras curan más que ciertas pastillas
– Las inyecciones curan más que las píldoras
– También hay pruebas placebo: rayos X, escáneres…

4 . La obediencia a la autoridad

Numerosos estudios muestran como las personas en el poder pueden controlar nuestros comportamientos y llevarnos a hacer cosas que no queremos hacer. En el famoso estudio de Stanley Milgram, el 63% de los participantes siguió dando descargas eléctricas a otro ser humano sólo porque alguien con autoridad les decía que así lo hicieran.

5. Elecciones mediadas por las emociones

No somos muy buenos ni en la toma de decisiones ni en la comprensión de por qué tomamos esas elecciones. Como dice el divulgador científico Eduard Punset, “nos han enseñado a ser muy lógicos y razonables tomando decisiones, pero resulta que no hay una sola decisión razonable que no esté contaminada por una emoción. No hay un proyecto que no empiece por una emoción. Y no hay un proyecto que no termine por una emoción”. Además, cuando tomamos una decisión, incluso si la decisión no es buena, tenemos la tendencia a racionalizar el por qué esa decisión es la mejor opción.

6. Fantasear reduce la motivación

Pensar que ya hemos tenido éxito en el pasado puede reducir nuestra motivación. Además, podríamos dar por válido el argumento según el cual pensar en el éxito nos lleva indefectible a crear las condiciones para que éste acontezca, pero en realidad esto resulta más bien contraproducente.

7. El Brainstorming no funciona

Tal y como demostraron los estudios de B. Nijstad (2006), pensar en grupo reduce el poder de la lluvia de ideas, porque en grupo, las personas son más perezosas y se preocupan más por lo que los otros piensan. Es mejor pensar solo en lo que respecta a la creación de ideas.

8. No debemos suprimir pensamientos

Frenando pensamientos en realidad se consigue pensar aún más en ellos. Es una de las estrategias que más usan las personas que sufren el Trastorno Obsesivo Compulsivo, y la mayoría asume que esa táctica pocas veces les ha ayudado.

9. Podemos entrenar la multitarea

Por lo general, la multitarea reduce la eficiencia porque tenemos que asignar diferentes recursos cognitivos a diferentes tareas de manera simultánea. Pero estudios recientes muestran que se puede aprender a realizar varias tareas a la vez . Sólo hay que entrenarse.

10. Son las pequeñas cosas las que importan

Pensamos que son los grandes eventos de nuestra vida los que nos cambian o nos hacen ser felices, pero en realidad son las pequeñas cosas las que suman y nos hacen quienes somos. Como en El Alquimista, debemos ser conscientes que el recorrido vital debe ser valorado por sí mismo, en cada una de sus circunstancias, independientemente de la consecución de los logros a qué aspiramos.